domingo, 23 de noviembre de 2008

Nos hemos mudado

Este blog se ha cambiado a una nueva dirección. A partir de ahora podeis encontrarme aquí:

http://3segundosdememoria.wordpress.com/

nos vemos allí, siento las molestias!!!

jueves, 6 de noviembre de 2008

El Scramble Kousaten

de Shibuya (Tokio) que seguramente más de una vez habeis visto en la tele...

video

dicen que es el cruce más transitado del mundo. Si contais el número de cabecillas que se ven en el vídeo y lo multiplicais por el número de veces que el semáforo se pone en verde al día (este dato no se proporciona, es el truco del problema) debería daros la modesta suma de "más de un millón", que son las personas que pisan este cruce en un día normal.

Y para subir nota... teniendo en cuenta que estamos hablando de una importante zona comercial... a cuánto ascenderá esta cantidad el primer día de las rebajas??
Yo me mareo sólo de pensarlo!

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Japoneses encantadores

Lo que más me sorprendió de Japón fue sin duda todo lo que se refiere a la educación de sus habitantes. Ya había oído hablar de que es uno de los países más civilizados y seguros del mundo, pero aún así me sorprendió comprobarlo con mis propios ojos.

Los japoneses son increíblemente amables y serviciales. No sólamente en tiendas, restaurantes y demás recibes un trato inmejorable, sino que además la gente por la calle también se vuelca en los demás. Cada vez que preguntábamos cómo llegar a un sitio o algo por el estilo se desvivían por ayudarnos y, aún cuando muchos no hablaban nada de inglés, buscaban la forma de decirnos cómo llegar, ya fuera haciéndonos un croquis o llevándonos ellos mismos hasta el sitio al que queríamos ir. Si preguntábamos en una tienda no sólo dejaban de hacer su trabajo (incluyendo dejar de atender a los clientes que están esperando en la cola) para ayudarnos, sino que además movilizaban a todo el personal para que nos ayudaran también. Todo esto con la mayor de las sonrisas en sus caras, y dándose prisa para no hacerte perder tu tiempo!

Si estás en medio de la calle mirando un plano es muy raro que alguien no se pare y te pregunte si necesitas ayuda, y si se da el caso de que no saben dónde está el sitio te piden mil perdones por no poder ayudarte y se marchan afligidos. En una ocasión, yo paré a una señora por la calle para preguntarle una dirección. La señora dudaba un poco, así que estaba mirando mi plano para aclararse. Mientras tanto, yo veía que otra gente se iba acercando a preguntar qué estábamos buscando. Cuando me di cuenta, tenía a unas 5 personas a mi alrededor, indicándome por dónde tenía que ir! Ese mismo día un poco más tarde, estaba yo bajo la lluvia esperando a que el semáforo se pusiera en verde cuando un chico a mi lado me ofreció meterme debajo de su paraguas. El chico no hablaba mucho inglés pero me preguntó hacia dónde iba y resultó que su oficina estaba hacia el mismo lado así que estuve un rato caminando con él bajo su paraguas. Cuando llegamos al punto en el que nos teníamos q separar porque yo iba hacia un lado y él hacia otro, me ofreció quedarme con su paraguas, y a pesar de mis negativas me obligó a cogerlo y se marchó mojándose a su trabajo.

Se hace extraño porque en España o en muchos países europeos si alguien trata de ayudarte lo primero que haces es desconfiar. Si te dicen que te llevan al sitio inmediatamente dirías no, gracias, ya voy yo sóla, y si alguien se acerca a preguntarte si necesitas ayuda lo primero que piensas es que va a intentar robarte la cartera. Esto no pasa en Japón, allí puedes confiar en la gente y sabes con certeza que no van a intentar engañarte, sino todo lo contrario. Nos llamaba la atención que muchos japoneses llevaba carteras alargadas (del tamaño de los billetes) en los bolsillos traseros de los pantalones, quedando a la vista más de la mitad de la cartera. En nuestro país, eso es lo que se llama "pedirlo a gritos", sin embargo allí las llevan con total tranquilidad, y a nadie se le pasa por la cabeza que alguien pueda intentar quitársela.

Como os podreis imaginar, para una paranoica de los atracos como yo, este es el país ideal, y sólo por eso ya me gustaría irme a vivir allí. Es una putada que no sepa japonés, pero... quién sabe? quizás algún día...

En la foto, con un japo muy majo que conocimos en uno de los trayectos en tren. Después de intercambiar algunas palabras se empeñó en hacernos unas cuantas fotos, y acto seguido nos las envió por correo electrónico desde su móvil.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Abróchense los cinturones. Despegamos

Se me hace muy difícil escribir sobre el viaje. Son tantas cosas las que quiero contar que no sé ni por dónde empezar ni cómo. Primero empecé escribiendo una especie de relato en el que iría contando lo que hicimos cada día pero pronto me di cuenta de que había muchas cosas que se superponían, impresiones que fueron cambiando a lo largo del viaje, ideas que se fueron complementando, aclarando, o confundiendo, y me he convencido de que lo que más me ha gustado de este viaje no han sido los sitios concretos que he visto, sino un conjunto de muchas cosas que abarca lugares, personas, sensaciones, etc, así que al final he decidido cambiar el relato coherente y organizado en el tiempo por una recopilación desordenada de lugares, impresiones y observaciones que condensen la imagen que se me ha quedado de Japón.

Lo primero que tengo que decir es que para mí este viaje no ha sido sólo el lugar al que íbamos, sino la gente con la que lo he compartido. Después de casi 6 meses en Londres me hacía falta de verdad volver a estar con mis amigos de siempre, poder hablar español las 24 horas del día, recordar viejos tiempos, guardar nuevas anécdotas... en fin, que estos 15 días para mí han sido una bocanada de aire fresco que hacía tiempo q venía necesitando.
Los culpables: Dalai Gon, Bonsai, Nata y Shin San, con la colaboración especial de Ignacio y Chikara, que aunque sólo pudieron acompañarnos durante unas horas, hicieron que ese tiempo fuera muy especial. Para todos ellos, los siguientes posts.

Arigato gozaimaaaaaaaaaas


martes, 28 de octubre de 2008

15 días en octubre

Ya estoy de vuelta, qué poco duran 15 días! después de estas dos semanas increíbles (de las q empezaré a hablar en breve) he aterrizado en un Londres a 10 ºC (y bajando), he dormido unas 40 horas seguidas y, todavía con jet-lag he llegado a mi oficina, para encontrarme con la reubicación de todo el personal y comprobar que a la mitad de la gente la han mandado al piso de abajo, que mi nueva posición está flanqueada por todos mis superiores y que de repente el gato le ha comido la lengua a todo el mundo y lo único que se escucha en todo el día es un silencio sepulcral que está empezando a rayar mis neuronas. Por si fuera poco, nos han quitado el itunes de los ordenadores, porque parece ser que es un software ilegal o algo así, y nos han "pedido" que borremos toda la música de los ordenadores, ya que tener archivos de música sin copyright se considera "una ofensa" para la empresa. Además de esto, a eso de las 4 empieza a anochecer y cuando salgo, a las 5.30, ya es noche cerrada... genial!! esto tiene toda la pinta de una de esas depresiones postvacacionales...menos mal que yo nunca he creído en esas cosas!
En fin, habrá que intentar llevarlo con humor y paciencia, al fin y al cabo, si estoy aquí es porque yo quiero, no? al menos puedo alimentarme del recuerdo para sobrevivir, peor sería no tener nada que recordar...


viernes, 10 de octubre de 2008

Que Buda nos pille confesaos...

DNI, tickets, teléfonos, yenes, desodorante!!! qué estress!!!!! se me olvida algo seguro!!

Por fin, amigos, por fin!!! ha llegado la hora... dentro de un rato estaré saliendo hacia el aeropuerto para coger un vuelo a Helsinki, donde me reuniré con el resto del equipo y continuaremos rumbo a Japón.

Un ticket de avión, unas cuantas reservas de albergues y un interrail para viajar en cualquier tren sin limitaciones. 5 amigos,15 días y un país fascinante ante nosotros... Ahí vamos!!!

domingo, 14 de septiembre de 2008

"Detrás de toda hermosura hay algo trágico". Oscar Wilde

Dorian Gray es un espectáculo de danza en el que Matthew Bourne recrea la obra de Oscar Wilde (libro que por cierto, os recomiendo) trasladándola al tiempo actual a través de un paralelismo con la "cultura de la imagen" que inunda el mundo de la publicidad.

Una interpretación de la obra muy interesante en la que los personajes de la novela original se convierten en una serie de figuras que nos resultan muy familiares hoy en día. El mundo de la publicidad, de la televisión, la moda, la propaganda... y el mundo de la imagen en su doble vertiente. La imagen como estampa, como inmortalización de un instante a través de una cámara fotográfica, y la imagen como obsesión que tanto preocupa a la sociedad actual.
Una reflexión sobre el peligro que conlleva la fama, la falsa realidad que genera el éxito y la fragilidad de ese mundo de la apariencia, y cómo todo esto consume el alma de este Dorian Gray particular.

La analogía con el libro, en mi opinión, no podía ser mejor, y el espectáculo de baile me pareció impresionante pero también debo decir que, para mi gusto, flojeó un poquillo en términos de... cuál es la palabra?? emotividad? Me faltó sentimiento, eché de menos dramatismo en escenas clave de la obra. En especial al final, me pareció que el espectáculo bajaba de tono, daba la impresión de que se intentaba difuminar el momento más importante de la historia, alargándolo y haciéndolo más progresivo y menos impactante,
cuando creo que debería ser al revés...

Aún así, me gustó mucho, y desde luego no debe de ser fácil enfrentarse a una obra del nivel de ésta, así que le doy un notable (el sobre lo tiene el libro, por supuesto) y os recomiendo que vayais a verlo si teneis oportunidad. Eso sí, leeros el libro primero, si no creo que no tiene gracia.